El contrato de trabajo como límite al poder del empresario