¿Teatro en viñetas? El desafío intermedial de Alejandro Farías